23 de febrero de 2016

Reinventando los asadores de pollos



Volver a la esencia es quizá lo que inspira a estos nuevos emprendedores que quieren crear tendencia con algo tan clásico como es un asador de pollo. Y se han puesto manos a la obra para reinventar este socorrido concepto. Aquí os presentamos tres ejemplos madrileños.

Le Coq by The Kikirikó (Madrid)
una cadena que pretende "reposicionar el concepto de asador de pollos" a través de un modelo franquiciable basado en alimentos ecológicos, con una renovadora imagen estética y amplios horarios que permiten ofrecer desde desayunos a base de huevos hasta múltiples recetas de comidas en torno al pollo, en los estilos thai, chimichurri, peruano, hindú, masala o Le Coq, cocinados al carbón vegetal y a un precio de 8,95 €. Asimismo, la carta incluye picoteo de after-work, cenas e incluso copas, por lo que el ambiente del establecimiento se adapta a cada momento del día. Además de pollo, también es posible disfrutar de otros productos de temporada, como los raviolis de perdiz o el ragú de ciervo. La primera unidad propia de Le Coq comenzó a operar el pasado mes de enero, después de la festividad de Reyes, y se ubica en un local en la calle Príncipe de Vergara, 269 de la capital, con una superficie de 70 m2, de los que buena parte son ocupados por la tienda-despacho de pollos, así como una mesa comunal para ocho personas. Fuera, pero a cubierto, funciona una terraza con 11 mesas más destinadas a unos 22 comensales.

La Rotisserie (Madrid):
Este nuevo restaurante, un sofisticado asador de pollos y take away apuesta por lo seguro. Lleva solo unas semanas abierto pero ya se ha hecho con el barrio. 
El estudio de interiorismo Las 2 Mercedes ha sido el encargado de una decoración supercuidada y muy francesa. La inspiración parisina también está en sus deliciosos desayunos (calle Fernando El Santo, 25).
El local está dividido en tres ambientes: el principal junto a la barra, con una bancada de madera compartimentada por asientos, como si fuera un vagón antiguo de tren; al fondo, en la parte más interior, un comedor; y en la planta baja un reservado para comidas y reuniones privadas, muy adecuado para un barrio con tantas oficinas como éste.
La Rotisserie
La Brochette (Barcelona):
El pollo asado es el nuevo sushi (sano y rico). Ya hemos hablado de La Rotisserie en Madrid. Mientras, en Barcelona, acaba de aterrizar otro asador:La Brochette. ¿Su especialidad? El “pollo a l’ast” (asado) macerado con siete especies secretas. Las brochetas, los canelones, las hamburguesas y dos guiños a Marruecos: el tajine de pollo con limón confitado y el cous cous de pollo que la dueña, Laila, consigue bordar, completan la carta. (Calle Muntaner, 215).
La Brochette