4 de mayo de 2016

5 claves para atraer clientes a tu negocio de hostelería

Muchos son los factores que hacen que los clientes decidan visitar un local de hostelería, y lo que es más importante decidan volver más veces. Desde TendenciasFoodService siempre incidimos en la necesidad de retener al cliente. Es facil mediante una campaña o promoción convencer a alguien de visitarnos, pero depende de la experiencia del cliente en nuestro local que éste regrese más veces.


Entre todos los aspectos a analizar hoy queremos señalar 5 factores clave:



1. Estilo y autenticidad

En un mercado saturado de negocios de hostelería debemos buscar las claves para marcar la diferencia. Hacer más de lo mismos sólo nos llevará a captar una pequeña porción de clientela y probablemente no facturaremos lo suficiente para sobrevivir. Tenemos la obligación de buscar elementos diferenciales de nuestro negocio y hacerlos visibles a los clientes para que nos puedan reconocer por nuestra seña de identidad.
                                                                        
Algo tan simple como tener un producto estrella excepcional ó dirigirnos a un determinado tipo de público es un factor diferenciador, pero tambié lo puede ser, por ejemplo,  tener un local tematizado ó disponer de un determinado tipo de servicio para niños.



2. Experiencia de consumo
Cada vez más los clientes buscan experiencias completas a la hora de acudir a un negocio de hostelería. No les sirve con comer bien o a buen precio, sino que buscan sentir sensaciones especiales que les hagan sentir la necesidad de volver una y otra vez.

Cenas con espectáculo, maridajes con vinos o champagne, ó simplemente poder personalizar los platos al gusto del cliente hacen que nuestros visitantes experimenten sensaciones que les agraden.



3. Precio y la famosa "relación calidad-precio"
Sin duda el precio es una de las claves a la hora de recibir más o menos visitantes en nuestro negocio. Es importantísimo conocer cuales son nuestros costes para poder realizar una política de precios adecuada y satisfacer al cliente con una maravillosa "relación calidad-precio". No se trata de ser el más barato sino de saber hacerlo bien.

Respecto a las promocioes y ofertas para atraer clientes es importante no ser demasiado agresivo y tener un poco de imaginación. Afortunadamente vivimos en la era más tecnológica de la historia y disponemos de numerosas aplicaciones para realizar ofertas.





4. Trato cercano y conocimiento del cliente

Iniciábamos este artículo incidiendo en la máxima de que un cliente no lo és hasta que no regresa más veces. Y aunque parece una tontería no lo es. Si captamos muchos clientes que vienen una primera vez pero no regresan nunca más tendremos una especia de cubo con agujeros en el que por más agua que metamos nunca acabaremos de llenar.
Y aquí entra en juego la cuarta clave. Debemos esmerarnos al máximo con cada cliente para satisfacer sus necesidades durante su estancia, y debemos ser capaces de hacerle saber durante sus siguientes visitas que nos acordamos de sus gustos y preferencias otorgándole así el servicio más excelente que podamos.
No  nos cabe duda que esta es una de las mejores herramientas para retener clientes.

Por ejemplo en el restaurante DiverXo de Daviz Muñoz llevan un registro de los platos que comen sus clientes habituales para que cuando regresen no repitan ninguna receta. Esto es claramente un trato especial y una demostración de que conocer al cliente se convierte en una herramienta comercial más.




5. Puesta en escena

Estamos de acuerdo en que la comida es importante, pero lo es más si cabe la puesta en escena. Entendemos por puesta en escena todo aquello que adorna el servicio y lo convierte en una experiencia más novedosa. Proliferan los restaurantes donde se realizan preparaciones delante del cliente, y esta puede ser una excusa fantástica para realizar toda una puesta en escena que llame la atención del cliente.

La cadena de restauración Vapiano entrega una tarjeta a cada cliente a la entrada donde va cargando los platos que solicita. Para pedir la comida los comensales se acercan a distintos puestos donde un cocinero la prepara a la vista y totalemente personalizada. Sin duda un claro ejemplo de puesta en escena llamativa, donde el cliente además de disfrutar de la comida disfruta también de una experiencia diferente.