7 de diciembre de 2016

El sector restauración aumentará a 21.800 millones de euros su facturación en 2016


Las cadenas de restauración organizada ya suponen la tercera parte del mercado.
Según informa el Observatorio Sectorial DBK el volumen de facturación del sector restauración alcanzará una cifra de 21.825 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4,5% respecto al año anterior, donde la cifra se sitúo en 20.900.
Se hace visible una mayor predisposición al gasto por parte de los consumidores lo que está permitiendo alcanzar unos resultados muy positivos y mejorar incluso las cifras de 2015 que ya eran muy alentadoras.
Los restaurantes con servicio atendido en mesa alcanzarán una facturación de 17.800 millones de euros en el 2015, lo que incrementó en un 4% las cifras del anterior ejercicio.
Por su parte, las ventas en el segmento de restaurantes sin servicio en mesa, establecimientos de comida rápida y autoservicios tradicionales, crecieron un 2,6%, hasta alcanzar los 3.105 millones de euros.
Las cadenas de restauración organizada han aumentado su cuota de mercado dentro del sector gracias a la política de expansión de grandes marcas y grupos líderes, y también en parte a la caída en el número de restaurantes independientes. Esta tendencia se viene observando desde 2011
De ésta manera se espera que éste ejercicio el volumen total de facturación de las cadenas organizadas sea superior a un tercio del total del mercado.
En enero de 2016, el número de empresas gestoras de restaurantes se situó en 65.935, unas 1.800 más que en enero de 2015, consolidándose así la tendencia de crecimiento iniciada un año antes.
El número de locales alcanzó la cifra de 73.696 a principios de 2016, manteniéndose el número medio de locales por empresa en 1,12. El modelo de franquicia continúa siendo la principal vía de expansión utilizada por los propietarios de las enseñas.
De esta forma, en torno al 65% de los establecimientos organizados en cadenas eran locales de cadenas que sí utilizan franquicias, mientras que el 35% pertenecían a cadenas con restaurantes gestionados exclusivamente en propiedad.