8 de marzo de 2017

La fusión entre gastronomías se impone: llega la tendencia JapoMex


"Se abre un abanico de posibilidades desde el punto de vista gastronómico y empresarial para innovar y sorprender a un cliente que cada vez demanda cosas más novedosas"



Sabemos que una de las tendencias de la gastronomía va a ser la de fusionar distintas culturas y sabores.

Sabemos también que la gastronomías mexicana y japonesa están experimentando un auge impresionante.

Sabemos también que los consumidores cada vez desean disponer de más opciones diferentes para elegir un destino de comida o cena.


En éste escenario el terreno está abonado para el crecimiento de nuevas inciativas, y son chefs jóvenes e innovadores los que pueden encabezar muchas de estas aventuras. Comida asiática, tailandesa, libanesa y una multitud de opciones van a ir incorporándose a nuestro abanico habitual de estilos de gastronomía.

Un dato que me pareció curioso fué el que ofreció la plataforma de pedidos a domicilio Just Eat dónde indicaba que la mayor parte de sus pedidos durante el año 2016 pertenecían al segmento japonés (23%), seguido de la comida china (20%), seguidos de italiana, americana y turca. Está claro que nos gusta la restauración internacional, por lo menos a los adeptos a pedirla a casa. Pero este escenario de comida preparada dentro del hogar también se traslada a nuestras visitas a restaurantes.

En todo caso observamos un cambio en los gustos del consumidor que le hacen permeable a determinados estilos de comida a los que antes era reacio. Puede ser que la "culpa" sea de los tan nombrados "millenials", pero lo que está claro es que vamos a vivir unos años en los que nos acostumbraremos a probar cosas nuevas, experimentar, fusionar e innovar.

Pero yo había venido a hablar de gastronomía fusión japonesa-mexicana y voy a ello. Son varios los establecimientos que han surgido en la capital en los últimos tiempos, y sobre todo llama la atención uno: Peyote San del grupo Larrumba. ¿Porque llama la atención? Porque estamos hablando de un restaurante de importantes dimensiones que están dispuestos a llenar día tras día sin que quede una mesa libre. Evidentemente es porque creen que el modelo va a funcionar y la clientela va a estar deseosa de ir y de volver. Hasta hace poco parecía imposible llenar un restaurante con un modelo gastronómico tan especial, y tal vez estos experimentos estaban reservados a pequeños establecimientos. Pero está claro que en éste negocio el modelo va a funcionar.

Peyote San incorpora todas las características de los restaurantes del grupo Larrumba. Buen ambiente, comida correcta, precio razonable y decoración atractiva. Los chefs Hugo Muñoz y Santi Aroca se encargan respectivamente de la parte japonesa y mexicana. Los platos están pensados para compartir y disfrutarlos en grupo. Y por supuesto, como no puede ser de otra forma en la nueva restauración madrileña, incorpora una barra de cocktails con atractivas sugerencias.

Otras opciones en Madrid que apuestan por esta tendencia son Noname Bar y Minabo Restaurant, donde también se pueden disfrutar otras interpretaciones japonesas influidas por la gastronomía mexicana y latina.

Lo que está claro es que se abre un abanico de posibilidades desde el punto de vista gastronómico y empresarial para innovar y sorprender a un cliente que cada vez demanda cosas nuevas. 


Diego Ramos
Consultor de la industria Horeca